Mis Juegos Olímpicos

Inicio

Tener caballos más ágiles y resistente para cualquier tipo de lucha. Esta es la filosofía que dio origen a la disciplina de Concurso Completo Ecuestre (CCE en inglés), la más exigente del deporte.

El hipismo registra dos de los atletas de más edad de todos los tiempos en la disputa de los Juegos Olímpicos.

En 1936, durante las Olimpíadas de Berlín, el austríaco Arthur Von Pongracz tenía 72 años y 59 días cuando participó de las pruebas.
Es el segundo atleta de más edad en la historia olímpica, perdiendo apenas con el osado sueco Oscar Swahn, que tenía 72 años y 281 días cuando disputó los Juegos de Amberes, en 1920.

Entre las mujeres, la amazona británica Lorna Johnstone es, audazmente, la más anciana en haber disputado una Olimpíada. Tenía 70 años y seis días cuando compitió en Múnich, en 1972.

La segunda más experimentada de todos los tiempos es la canadiense Marjory Saunders, practicante de tiro con arco, que, también en Múnich-1972, compitió a los 59 años y 184 días.

Con disputas individuales y en equipos, el CCE es considerado un Triatlón ecuestre, ya que reúne pruebas de Adiestramiento, Saltos y Campo Abierto (Cross Country).

La disputa se realiza durante varios días y exige del conjunto fuerza, resistencia, equilibrio y concentración.
La primera prueba es el Adiestramiento clásico, que puede durar hasta dos días, según del número de atletas participantes.
El jurado evalúa el conjunto de las presentaciones, que muestran la armonía entre el jinete y su montería.

Luego, la prueba es Campo Abierto (Cross Country), donde los participantes deben saltar obstáculos (de 42 a 45 saltos, combinados o no) al aire libre, en el tiempo concedido y con el menor número posible de faltas.

El final del CCE es una prueba de Saltos, en un recorrido de obstáculos, de 1,25 m de altura, y del cual sale el resultado en equipos.
Los 25 mejores participan en una segunda prueba de Salto, con un máximo de nueve obstáculos de 1,30 m de altura y 12 saltos, con lo que se define el resultado individual.

A lo largo de todas las pruebas, se acumulan puntos negativos para cada conjunto. El vencedor es el que acumula menos penalidades en el cómputo general. Los equipos son formados por cinco participantes, y los dos peores resultados son desechados.